Click here for the English Version

Documentar un proceso interno, a mi parecer es un trabajo difícil, resumir y presentar en cortas líneas desde una visión artística  lo que profundamente ocurrió en mí, creo que me obligará a dejar muchas cosas sin compartir y entonces sólo Dios y mi conciencia lo sabrán, ya sea por la limitante del resumen o porque simplemente no existe una manera para explicarlo.

The indian gate es un lugar emblemático para todos los que visitamos este extraordinario país, se encuentra en la ciudad de Nueva Delhi y es una de sus principales atracciones

 

Desde el primer momento en que empecé a sentirme incomodo por mi entorno laboral, y en algunos momentos, también por el social, comencé a sentir que necesitaba moverme de alguna forma para romper el ciclo infinito que estaba viviendo, estoy seguro que desde entonces se empezó a desencadenar una serie de eventos que me llevaron a un nuevo viaje de aprendizaje, a mi nuevo destino, y desde mi perspectiva: a mi nuevo tren.

 

Sabían ustedes que el Taj Mahal esta inspirado en la tumba de Humayun la cual se encuentra en la ciudad de Delhi

 

El Red Fort es un fuerte ubicado en el Old Delhi, a pesar de tener una estructura imponente está muy descuidado y sucio

Ahora hablando de manera metafórica siento que en la estación mientras esperaba dicho tren, me encontré con viejos amigos, aunque no iban a tomar el mismo tren, se aseguraron de dejarme claro que se quedaban, y que viajarían y los llevaba en mi corazón junto a mi, igual me dejaron valiosas frases que atesoro como regalos invaluables que sólo ellos y yo conocemos el inmenso valor.

 

Los templos Sijs son lugares donde muchas personas acuden en busca de meditación y ayuda, todos los que son parte del templo trabajan por voluntariado
El templo más famoso es el templo dorado y se encuentra en la ciudad de Amritsar, todos los practicantes del sijismo visitan este templo al menos una vez en su vida


Al abordar el tren me di cuenta que este incluía unos exóticos pasajeros y una nueva filosofía de viaje, una que se adecuaba más a mi visión de vida. “Te deseo lo mejor y que ese país te brinde lo maravilloso que mereces…” fue uno de otros veinticuatro nuevos buenos deseos que giraban en torno a mí y a los que me aferraba en los momentos de melancolía en este viaje donde no tenía la compañía de los seres queridos e importantes en mi vida. Pero mi impacto llegó al notar que los pasajeros se parecían mucho a los de mi tren anterior, más la diferencia radicaba en que mis nuevos compañeros tenían claro que la vida no se resumía a un destino, sino sería un constante viaje, que estaríamos muy poco tiempo en el mismo tren, y entonces cuando terminara el viaje cada uno de nosotros tomaría un tren distinto, con la esperanza de haber aprendido algo uno del otro. Me di cuenta que “… con la edad se adquiere cierta humildad… mientras más años cumplo (Y aquí agrego yo: más cosas conozco) más ignorante me siento. Sólo los jóvenes tienen explicación para todo…”.

Sentirse atraído por las edificaciones de la India es casi inevitable, los lugares poseen un gran peso histórico y espiritual

 

Llegué a admirar el detalle de las estructuras y la gran historia que esta civilización representa


Compartir entonces mi transformación personal, comenzaba con intentar mostrar mi perspectiva, y como dije al principio: no voy a lograr mostrar todo, pero si puedo farfullar parte de lo que viví. Recrear entonces a través de cada toma una parte de lo que fue mi inmersión en esta nueva tierra, se convirtió en una meta a corto plazo, mi entusiasmo y ardor por compartir esta grandiosa experiencia que sólo Dios pudo brindarme guiaron muchas de las fotos que ahora guardo sobre mi estadía en la India.

 

El legendario Taj Mahal demuestra lo que un ser humano hace para demostrar amor

 

Aun cuando nunca tuve un tema en específico, ni una composición, ni una regla para tomar las fotos, más allá de resumir en pequeñas tomas la maravilla de sumergirte y aprender de lo que es completamente desconocido, siempre tuve claro que iba a compartir cada toma final con mis amigos cercanos. Dios nuevamente por alguna razón se empeña en hacerme compartir mi experiencia y abre una puerta y redirige mi camino, para que hoy tú disfrutes de cada fotografía que desde mi punto de vista reflejan la esencia de una pequeña parte de la cultura que representó la India para mí, esta selección fotográfica representa mi fervor por compartir una gran experiencia que marcó mi vida y que ahora sólo puedo regalarte de esta manera.

Los frentes de guerra parecen mostrar la simpatía y el color de los habitantes de la India

 

Tener la sensación recibir señales de cada esquina te deja la certeza que la grandeza se puede definir de distintas formas