Esta es mi primera publicación del nuevo año y realmente he estado algo desconectado de la escritura desde hace un tiempo, porque he estado sumergido en mi trabajo donde recién acabo de pasar mi primer año.

En fin, ya viene siendo tiempo de publicar algo nuevo. Y he decidido comenzar compartiendo un par de consejos que quizás pudieran ayudarte a lograr esos propósitos que te has propuesto completar antes que acabe este 2018.

Seguramente te ocurre como a mi y existe un propósito que ha estado en tu mente desde hace algún tiempo, pero te has tenido que enfrentar a algo a lo que nos enfrentamos cuando estamos animados y con muchas energías y enfoque para terminar una actividad, y esto es: LA CONSISTENCIA.
He estado intentando por estos últimos tres años ser capaz de mantener una conversación limpia en japonés, y aunque he puesto mucho empeño y energía no he logrado el nivel que quiero.

¿Qué ha afectado mi avance?, pues tratare de resumirlo brevemente:

Una semana estoy con el foco al cien por ciento y completando muchas lecciones, y trabajo cada día y con gran energía y a la siguiente no puedo conseguir un momento para estudiar y dejo pasar los días para continuar con mi avance.

Luego dado el agitado modo de vida que he empezado a llevar desde mi migración, decido tomarme un par de semanas mas para descansar de todo el trabajo y me entretengo con alguna otra cosa.

Luego me toca volver a enfocarme para retomar el modo productivo que había logrado tener unas semanas antes. Y siento que debo volver a comenzar casi desde el principio.

¿Te suena familiar este ciclo?

Bueno, si te has visto envuelto en esta rutina, estas de suerte, porque hoy compartiremos dos simples hábitos que te ayudaran a alcanzar esas metas mas importantes que te has propuesto para este 2018.

Son efectivas, fáciles de reproducir, y totalmente aplicables una vez que termines de leer este articulo.

Entonces, entremos en materia.

Habito 1: Elige una forma mas sencilla y ajustable para cumplir tu propósito, o como decimos en mi país, aprovecha el mango bajito.

Una sencilla pregunta: ¿cuánto tiempo puedes mantenerte constante y trabajar en favor de tus metas por casi los 365 días, sin importar los cambios en tu motivación?

Entonces en respuesta, lo primero que debes hacer es hallar una tarea que:
Puedas cumplir en 5-10 minutos, y que efectivamente te lleve mas cerca de tu meta.
Se sienta sencilla, que debes aplicar muy poco esfuerzo, y que puedas completar en cualquier momento.
Te exponga a nuevo material que agudice tu enfoque en pro de las metas que te has propuesto.

Entonces, ¿Cómo conseguir el mango bajito?:

Pudiera darte muchos ejemplos de como hacerlo, pero tomare una de mis metas y como puedo convertirlo en algo que puedo hacer a diario:




Mejorar mis habilidades para comunicarme en japonés, practicando a diario con una app cuando voy al baño”.

Quizás te suene un poco extraño.

Pero seamos honestos, tienes que ir al baño todos los días, y te puedo asegurar que eres bastante adicto al teléfono como yo. Entonces es la mejor manera de matar dos pájaros de un solo tiro.

EL RESULTADO: Al menos practicaras a diario unos 10 minutos usando el app.

Si practicas unos 10 minutos, habrás pacificado al menos unos 3650 minutos de tu año, que serian efectivas unas 60 horas.

Claro existirán algunas metas que te hayas propuesto que no involucren la lectura, pero allí es donde se da paso al segundo hábito y un consejo que me ha rendido desde que decidí comenzar a emprender en algunos ámbitos:

Habito 2: Planifica tu día, la noche anterior.

Para cumplir tus metas debes tomar acción en el mundo real.

No una ni dos veces, sino consistentemente casi todos los días.

Existen muchas maneras de crear hábitos que te ayuden a tomar acciones en pos de lo que quieres, y por enumerarte algunas existen: lista de tareas, rutinas matutinas, o levantarte unas horas antes de ir a trabajar para cumplir algunas cosas.

Si alguna de estas rutinas te ayudan, pues entonces ¡sigue usándolas!, Siempre hay que mantener lo que funciona.

Este tipo de actividades en conjunto con el primer consejo, de seguro te ayudaran a cumplir tus metas de este año.

Pero, ¿Qué pasa si me doy cuenta que cualquiera de esos métodos son muy rígidos para mi?.

La vida muchas veces te presenta escenarios con los que no contabas, como la fiesta social de unos amigos que hace tiempo que no ves, o una visita improvisada de un familiar.

Cualquier estrategia que tengas, debe contemplar ese tipo de escenarios.

Así que lo mejor es tomar acciones cada día en favor de las metas que te has propuesto y que puedan balancearse adecuadamente a tu flexibilidad y estructura.

Es aquí donde la planeación del día anterior entra en juego.

¿Cómo planeas tu día de mañana la noche anterior?

Define la acción o practica que consideres mas efectiva para acercarte más a tu meta.
Todas las noches antes de dormir, toma nota de todas las tareas que te corresponde completar el siguiente día, Eso incluyen las acciones que tendrás, pero también ir al supermercado a comprar suplementos, lavar la ropa o visitar a un amigo.
Planea entonces un tiempo para esas tareas.
Organiza y reorganiza tu itinerario de acuerdo a lo que consideres conveniente.
El siguiente día, chequea tu plan y ajústalo cuando sea necesario.

Cada noche, planifica una actividad que te ayude a llegar mas cerca de esa meta de este 2018.

Si es ejercitarte, planifica una hora de sesión de ejercicios.

Si es hacer un blog, planifica una hora de escritura.

Si es mejorar una habilidad, planifica una hora de estudio.

La clave es ser realista y flexible. Si tienes unas actividades mas importantes algún día, acepta y planifica al menos unos 15 minutos para tu meta.

Más si el día esta relativamente libre, quizás puedas dedicar una hora extra a esta actividad.

He intentado muchas formas de ser más productivo, pero sin duda la más efectiva para mi ha sido planificar mi día la noche anterior, y esto me ha ayudado a alcanzar algunas de mis metas anuales.

Entonces, resumamos todo el proceso:

Selecciona tu meta mas importante para este año.
Selecciona un libro o algo relacionado que puedas leer y te ayude a alcanzar esta meta.
Planea tu día la noche anterior e incluye una acción que te lleve mas cerca de tu meta.

¡Listo!.




Si aplicas este sencillo entorno de trabajo, el habito uno te ayudara a tener un momento para acelerar tu aprendizaje.

El habito numero dos te ayudara a trabajar en tu meta cada día.

Esas semanas de morosidad serán cosa del pasado. Y las actividades irán fluyendo, para que no te sientas abrumado por lo que no has hecho.

En cambio tendrás un sistema consistente para trabajar en tu meta día a día.

¡Recuerda dejarme tus comentarios!