Inicialmente quiero agradecer el tiempo que estás invirtiendo para leer este blog, y si has llegado aquí, es porque seguramente ya te topaste con la necesidad de mejorar una habilidad o quizás aprender algo nuevo para avanzar profesionalmente, tener un mejor sueldo o finalizar un proyecto que te tiene estancado por falta de experiencia en la materia. Sea cual sea la razón, mi consejo número uno es que ¡NO DESISTAS DE ESA IDEA!

 

Como usuario recurrente de cursos en línea, me he topado con cientos de publicaciones que tratan este tema, entonces por qué sumarme a la interminable lista de artículos al respecto, pues simple y sencillo, ahora que estoy dando el paso ahora para preparar mi propio curso en línea, muchas personas me han preguntado cómo ha sido mi experiencia con el aprendizaje en internet y las motivaciones para preparar este nuevo proyecto.

 

Desde mi punto de vista entonces te daré cinco razones por las que deberías considerar aprender en línea, pero igualmente cinco posibles objeciones respecto a este sistema. Bien, entremos en materia con mis puntos a favor:

 

1.- Solo necesitas disposición, un buen equipo y conexión a internet:

Una de las mayores razones que puedo darte es que al contrario de otros procesos de aprendizaje, la capacitación en línea te permite aprender tan solo con contar con una conexión a internet. Una de mis primeras experiencias fue openenglish.com. Al momento me encontraba trabajando en el IVIC y entonces al terminar mi jornada laboral me conectaba diariamente una hora para repasar contenidos y debo admitir que aunque lo que recibí no fue lo que esperaba, tuve oportunidad de mejorar mi habilidad para comunicarme en ese idioma. Ahora un poco más experimentado con la capacitación en línea, estoy seguro de que podría aprovechar mucho más de otro curso de idiomas similar.

 

2.- Existen muchas opciones tanto pagas como gratuitas para comenzar a aprender:

No importa lo que tengas en mente comenzar a aprender, existen multiples plataformas, tutoriales, libros, blogs y material que puedes conseguir gratuitamente, y sin robar o perjudicar a nadie. Dado a que la mayoría de las personas que publica trabajos en internet están monetizando en sus sitios web o de alguna manera están generando ingresos.

Desde mi experiencia, lo mas difícil fue elegir las plataformas en las cuales quería comenzar a invertir. Aunque Udemy es una de las más populares, y de la que próximamente seré parte, también existen opciones como universa, skillshare, iTunesU (Una de las mejores a mi parecer), entre otros.

Lo más importante es guiarte por tu corazón, ¡sí! sé que suena cliche, pero ni modo, tu corazón e intuición juegan una parte. Pero también revisar las recomendaciones que dejan otros usuarios e incluso los comentarios.




3.- Puedes ir a tu ritmo y repetir las clases o temas cuantas veces quieras:

Esto es algo clave cuando comienzas a aprender algo nuevo en línea. En mi caso, no fue tan sencillo entender que no era carrera contra el tiempo, ni que completar una clase era realmente haber cubierto el conocimiento que requiero alcanzar para avanzar al siguiente nivel. Debe existir un proceso muy sincero de evaluación a ti mismo, y debes estar comprometido con tu aprendizaje y tu avance. Por tal un curso que promete ser de un mes, puede tomarte un tiempo adicional. Pero ¿sabes qué? está bien ir a tu ritmo y avanzar a tu paso, al final lo que importa es alcanzar esa habilidad que te has propuesto dominar, recuerda que la practica hace la perfección, así que aprovecha este beneficio.

 

4.- Muchos de los temas están actualizados y es altamente probable que consigas documentación suficiente si te quedas estancado:

Cuando hice mi proceso migratorio, acepto que había estado una gran parte de mi tiempo en una burbuja, y con el conocimiento que tenía hasta el momento, me era suficiente para emprender una nueva travesía laboral.

Pero las buenas oportunidades me pedían mayor preparación, igualmente los mejores sueldos. Es por ello que decidí probar aprender un poco de automatización con Selenium, pero me estanqué en los primeros pasos, la razón?, pues la documentación era ¡ABRUMADORA!.

Fue entonces cuando decidí comenzar a revisar material de primeros pasos con la herramienta, y puedo asegurarte que una vez que aclaré las primeras cosas que debía aprender, solo me tomaba unos minutos de búsqueda en Google conseguir material que me ayudara a seguir avanzando en mi aprendizaje. Era como abrir un universo con infinitos caminos y posibilidades.

 

5.- Son opciones mas accesibles que decidirse por un curso presencial (Sí, incluso las opciones pagas):

Por más cálculos que hagas, no tendrás que invertir en tus traslados hasta el instituto o perderás clases por llegar tarde, ya que la mayoría de estas opciones, tienen horarios flexibles que te permiten recuperar clases online o re-agendar, en otros casos, tienes vídeos y todo el material en línea. No existen otros gastos asociados como transporte, comida y vestuario, ya que desde tu casa o incluso de zonas con wifi gratis puedes conectarte a revisar las lecciones.





Y bien, creo que conociendo estas razones, seguramente ya estás encaminado a matricularte ahora mismo en un curso en línea, pero momento, ¡no tan rápido!, ahora déjame darte las cinco objeciones que tengo al respecto:

 

1.- Debes crear una rutina donde la constancia sea la premisa:

En mi caso, me es complicado crear hábitos. Me toma un tiempo considerable adaptarme a nuevas rutinas y debo ser muy persistente para adoptar nuevas prácticas a largo plazo. Es por ello que me valgo de algunos trucos, como recordatorios, apps, o cualquier método que me ayude a incorporar nuevas actividades y  sobre todo mantener la constancia.

 

2.- Si no tienes una idea de como comenzar en un tema, la cantidad de material puede ser abrumador:

Creo que lo mencioné anteriormente, y sin querer ser reiterativo, realmente al tener a mi alcance el mar de conocimiento, me fue en extremo complicado conseguir por donde empezar, es por ello que me apoyé en la experiencia de amigos y pedí muchas recomendaciones de cómo comenzar en los nuevos temas a explorar, recuerda que más sabe el diablo por viejo que por diablo. Por ello la opinión de un experto respecto a como deberías comenzar es en extremo válida.



3.- Algunos tutores no actualizan sus contenidos constantemente:

Debo aclarar en este punto que me hubiera ahorrado mucho tiempo y dinero, si hubiera leído los reviews de los alumnos en algunos cursos. Ya que sin pensar me matriculé en muchos cursos que realmente sus instructores tenían mucho sin actualizar y a final, lo que aprendí terminó contrastando con las versiones que estaban corriendo en el mercado… ¡Triste historia!

4.- Puedes terminar invirtiendo más del tiempo planificado:

Esto también esta ligado con un punto que expuse anteriormente, por ejemplo, algunos cursos que se suponían eran de dos meses terminaron extendiéndose a seis, pues repetía la misma lección muchas veces, hasta que sintiera había abarcado la habilidad que debía aprender. Como dije, desde mi experiencia, esto es un punto negativo…

 

5.- No hay la retroalimentación que conseguirías en un grupo de estudio presencial:

Por último, he estado acostumbrado a charlar con compañeros lo que he estado aprendiendo, e incluso a alardear en algunos casos de las cosas que he alcanzado y como he incorporado algunas innovaciones a las tareas asignadas, pero en el caso de los cursos en línea, la interacción es diferente, ya sea a través de foros o de comentarios, pero, ¡seamos honestos!, nunca vas a ser tan bueno escribiendo como hablando, en mi caso, que soy bastante hablador, a veces me fatiga el hecho de tener que explicar todo a través de textos.

 

Bien eso es todo lo que puedo decir de mi experiencia con la educación en línea. Como dije inicialmente, estoy totalmente a favor de todo proceso que te permita crecer profesionalmente, sin embargo quería compartir contigo mi opinión al respecto. Sería genial si también me compartieras tu experiencia en los comentarios del blog. Muchas gracias y ¡nos escribimos pronto!