Muchas gracias de nuevo por leer mi blog, y quiero aprovechar para decirte que dentro de poco voy a activar las suscripciones en mi página para que así estés al tanto de lo que publico y no te enteres por el odioso Facebook / LinkedIn o Twitter.

Y aunque no lo creas, gracias a las suscripciones yo sigo leyendo algunos de mis bloggeros favoritos desde mi correo, las mañanas de camino al trabajo,y es una forma bastante sencilla de mantenerme en contacto con mis “inspiraciones”.

En fin, este mes he estado leyendo un libro bastante corto, que con un par de horas que tengas libres lo puedes terminar, se titula “Muestra tu trabajo!”, y el autor es Austin Kleon y lo puedes conseguir fácilmente en Amazon o en varias plataformas donde puedes descargar libros digitales, y su precio es bastante accesible.

Al terminar de leer, tuve una especie de revelación y de pronto, me di cuenta de que estoy encaminado hacia el destino que quiero y que a pesar de las realidades y obstáculos que he tenido que sortear, lo importante es mantenerme “mostrable”.

Por eso continúo con mis manos bien ocupadas en los proyectos que estoy trabajando, pero definitivamente voy mostrar más seguido en mis redes y en los recursos que tenga disponible, un poco más de lo que estoy haciendo para ustedes. Es por ello que me he armado de un equipo que me ayude a llegar a esta meta.

En fin, ¿qué tiene que ver todo esto con el hecho de atraer la “suerte” en lo que hago?, pues bien, aunque no lo creas, organizando todo lo que tengo que hacer para seguir expuesto a potenciales lectores, y luego de varias conversaciones con clientes, jefes, amigos y familiares, me he dado cuenta de lo que me ha ayudado a atraer la “suerte” de mi lado, y en diez hábitos hoy quiero compartir este conocimiento contigo. Quizás algunos te sonarán cliché, pero para mí han funcionado y te invito a leerlos y a compartir tu opinión:

1.- Trabaja duro:

Quiero decirte en este punto que no te vas a distinguir por las horas extras o por desatender otras cosas para demostrar que eres un workaholic, sino más bien por el detalle, empeño y compromiso que muestres en lo que haces. Que sientas que lo que estás haciendo contribuye de alguna forma al avance de un proyecto en equipo. Trabajar duro implica la autodisciplina que tienes para completar tus tareas y sentir la satisfacción de haberte comprometido hasta el último minuto.

2.- Quéjate menos:

Esto es algo que quiero considerar, porque nadie quiere estar al lado de una persona que constantemente se lamente. Las quejas solo atraen incomodidad para ti y para tu alrededor. Si sientes que algo no está funcionando en tu entorno, encuentra la razón y enfócate en una manera que esté en tu poder de solucionarlo. Muchos pensamos que como no podemos cambiar a las personas, hay cosas que no cambiaremos, pero sin duda, el primer gran cambio comienza por uno mismo, y la actitud que llegas a asumir respecto a situaciones sí está en tu poder y eso sí puedes cambiarlo.

3.- Comienza a compartir lo que has aprendido:

Hace poco leí un comentario de una amiga en Facebook, respecto al hecho de compartir el conocimiento y pude sentir de parte de ella el agradecimiento por lo que había aprendido conmigo. Yo he sido beneficiado por excelentes mentores, tanto en mi compañía actual como en la vida, y he aprendido que la mejor manera de ayudar es enseñando, y créeme que la satisfacción que recibes al haber aportado en el crecimiento de una persona es mayor al hecho de reservarte todo lo que sabes para ti.



4.- Sé agradecido:

Agradece por todo lo que haces, lo que tienes, y la gente que comparte contigo. Los que están a tu lado, no están obligados a hacerlo y cuando te dan muestras de cariño, debes agradecer. Agradece por tu trabajo y la gente con la que compartes, porque estás creciendo profesionalmente con ellos. Agradece por la vida, porque cada día es una oportunidad nueva. Cuando comienzas a ver la vida con agradecimiento, todo alrededor cambia y te das cuenta de que te enfocas en cosas más positivas y tus energías siempre están cargadas de buen ánimo.

5.- Comparte el crédito y sé amable con tu equipo:

Nadie llega a ningún lado solo. Necesitas personas que te brinden la oportunidad de demostrar lo que haces, necesitas personas que trabajen mano a mano contigo por un objetivo. Y no importa el lugar donde estés, siempre vas a necesitar a los demás para consolidar tu trabajo, y tu trabajo, sin duda, ayudará a consolidar el de otros, así que aprende a compartir tanto las responsabilidades como el crédito final cuando todo vaya bien.

6.- Aprende a ofrecerte como voluntario:

Esto es algo que realmente se vuelve “un más” en tu vida. Generalmente cuando eres voluntario, aunque sientes presión, tienes la tranquilidad de que estas contribuyendo en algo y te das la oportunidad de aprender. En otros casos, demuestras empatía con los demás y tu deseo de colaborar.

7.- Confía en la gente:

Nada mejor que confiar en la buena voluntad de los demás. En algún momento de mi vida llegué a escuchar la frase: “Confía en la gente hasta que te demuestre lo contrario”. Este lema se ha convertido en unos de los valores fundamentales de mi vida, y sin duda me ha ayudado a llegar a la gente más increíble que haya conocido.

Por otro lado también me ha permitido no apegarme y poder dar un paso a un lado cuando alguien se vuelve desconfiable para mí. Y aunque suene duro, cuando las personas te demuestran su mala fe, lo mejor es agradecer por la experiencia, pero lo más sano es alejarlas de tu realidad.

8.- Ama a tu audiencia y cuida de ella:

Si estás pensando en un negocio, construir un nombre o una reputación, debes hacer un espacio para compartir con la gente que te apoya. Debes demostrarles lo importante que son para ti y que su apoyo es mucho más influyente de lo que ellos creen.
Si tienes un blog, como es mi caso, instala herramientas para hacer seguimiento de tus publicaciones y chequea con cuáles te ha ido mejor.
Si te hacen comentarios, responde o haz saber que has leído lo que te han comentado. Crea estrategias para empezar a entender a tu público y brinda el material que ellos están buscando.



9.- Cuenta de ti y deja saber tu historia:

Esto para mí es muy importante. Sea cual sea tu origen, o las cosas por las que has pasado, asegúrate de contarlo. Muestra tu progreso y tus logros, y sobre todo lo que has sorteado para llegar a donde estás.
Muchas personas encontrarán empatía y quizás tus experiencias pueden servir para inspirar a otros.

10.- Mantén el deseo de aprender y de educarte:

Por último, habituarse a leer y a desear aprender nuevas cosas te da ese aire de novato, que te permite explorar y conocer nuevos caminos. Y por otro lado, te permiten ajustarte sin mayor trauma a los cambios. Nada mejor que el conocimiento como compañero, te da la confianza y la motivación necesaria cuando te enfrentas a retos.

Como habrás intuido, para mí, la palabra suerte está más relacionada a una serie de pasos que a hechos al azar que ocurren en tu vida.

Muchas oportunidades existen, mientras otras, hay que crearlas.