Valores que te conducirán a la prosperidad: Primera Parte

Inicialmente quiero desearles un gran año a todos aquellos que se han suscrito a mi blog y que siguen al pendiente de mi trabajo. Iba a hacer un solo blog respecto a este tema, pero creo que es mucho lo que hay que hablar para resumirlo solo a uno.

Para mi el año anterior ha sido sinónimos de muchos avances y proyectos que finalmente logré publicar, y lo mejor de ello es adicional a la satisfacción de publicarlos he recibido una muy grata acogida de los que han tenido oportunidad de apoyarme con dicho proyecto.

He decidido entonces retomar la escritura de mi blog porque es una plataforma bastante estable para mí de mantenerme productivo y liberar algunas ideas de mi cabeza.

Al ser el primer blog de este año quiero agradecer a todos los que han comprado mi curso “Guía Básica para QA y Robot Framework”, pues gracias a dicho ingreso, he podido donar el 10% a la asociación “Hagamos el Bien” y hemos colaborado para que dicha asociación siga trabajando por abuelitos y niños en situación de vulnerabilidad. Había querido trabajar en un video explicándoles el grandioso trabajo que hace esta asociación, pero les dejaré investigar a ustedes por su cuenta sobre ellos, y comenzare con el tema prometido.

¿Cómo puedo ser más abundante y prospero en mi vida y mi carrera profesional de una forma sencilla?

Partamos de la afirmación que abundancia es un concepto diferente al de prosperidad. Abundancia significa tener los recursos suficientes para cubrir totalmente las necesidades propias. Por lo cual la abundancia es un concepto que podríamos calificar como subjetivo, porque obviamente las necesidades de un conejo son diferentes a las de un elefante, pero si el conejo es abundante, tendrá tan cubiertas sus necesidades como el elefante.

Personal y espiritualmente creo que todos queremos y deseamos ser ricos y abundantes, y de esta forma tener lo que necesitamos para ser felices. A lo largo de mi vida he deseado muchas cosas que no tengo, pero eso no ha sido un obstáculo para ser feliz, y como he leído anteriormente y cito textual: “… O somos felices con lo que tenemos o no podremos ser nunca felices con lo que tendremos

Entonces, lo primero que debo trabajar en la vida es tener mis necesidades cubiertas, eso abrirá paso al siguiente nivel, que es la prosperidad.

Para mi la prosperidad es más que un sentimiento y viene ligado a conseguir que las cosas te vayan cada vez mejor. Soy prospero, porque no solo genero abundancia para mi, sino también para mi entorno. De alguna manera generas riqueza para ti y para los demás.

Cuando eres prospero eres capaz de crecer, de tener mas y generas riqueza de forma continuada. Prosperar es crecer sintiéndote feliz y exitoso.

Mi mayor secreto y que me ha ayudado a crecer es mostrar voluntariamente los valores adecuados

Si persigues directamente el dinero, no conseguirás llegar a él sintiéndote feliz, en cambio cuando trabajas por tu crecimiento, tu crecimiento económico sera una consecuencia directa

El mundo no es un lugar mágico, ni existirán conjuros o formulas que te llevaran a tu crecimiento si no lo trabajas conscientemente, pues en el planeta Tierra todo obedece a la ley de causa y efecto. Nada existe sin causa previa. Por lo cual debes enfocarte en lo que debes hacer para llegar a ser prospero, y una de estas causas en esencia es mostrar voluntariamente unos valores determinados.

También quiero comentarte que un valor es un principio de acción que rige tu conducta y que cuando lo expresas, mejora la realidad. Un valor es, necesariamente algo valioso que tienes ganas de dar y los demás de recibir con el mismo anhelo que tu lo ofreces. Tiene que existir este deseo reciproco, o si no el valor desaparece, deja de ser un valor. En otras palabras, quien lo recibe debe apreciarlo también. Si no lo quiere, no es valioso para él… ¡y ya no es un valor!

Mi clave para identificar cuando algo que entrego es un valor es muy simple, a mi me produce una tranquilidad y paz interior entregarlo y la persona que lo recibe, lo acepta encantada. Entonces cuando te centras en eso, en dar, por consecuencia recibirás.

En fin, el secreto para tener una vida de cosas valiosas, una vida prospera, es que debes compartir los valores de forma voluntaria para que se multipliquen.

En este primer blog, te hablare del primer valor que debes mostrar voluntariamente, y este valor es LA CONFIANZA.

Para mi la confianza ha sido el primer paso para lograr las cosas que quiero, pues no puedes ser prospero sin contar con gente que te apoye en tus proyectos o en lo que decidas hacer, pero nadie te apoyará si no despiertas confianza.

Por lo cual es muy importante que la confianza nazca inicialmente en ti. Quiero darte entonces 3 herramientas para que despiertes la autoconfianza, ya que si careces de ella, ¿cómo esperas que los demás confíen en ti?

Por tanto la confianza tiene dos lados, la autoconfianza y despertar la confianza de los demás. Comencemos con tres sencillas herramientas que la despertarán:

1. El Egoísmo, debes ser el centro de tu propia vida, sin remordimientos.

2. La Felicidad, que proviene de decidir ser feliz

3. La Sabiduría, que significará tu método para avanzar.

Comencemos con el primer punto, porque lo que te quiero decir es que centres tu atención en ti. Eso es vital para incrementar tu confianza: situarte en el centro de tu propia vida.

¿Quién es la persona más importante de tu vida? No hay ninguna duda: ¡Tú! Sin ti, tu vida no tendría sentido; de hecho, no existiría. Por tanto tienes un compromiso contigo mismo. Escucha tus necesidades y hónralas.

Si ignoras tus necesidades y tus deseos no podrás cuidarte, tu autoconfianza será diminuta y los demás no podrán confiar en ti, pero para conocerte realmente necesitarás hacer un trabajo serio de meditación, oración, ejercicios y si es posible cursos. Sin conocerte es imposible darte a conocer a los demás.

La segunda herramienta es la felicidad, debes prometerte hacerte feliz cada día. Algo que me ha funcionado mucho es cada mañana cuando estoy lavando mis dientes me prometo ser feliz, no tengo control de lo que pasara ese día, pero si tengo control de cómo enfrentarlo. Después de salir de la iglesia evangélica en la que estuve comprometido por más de una década entendí que mi único propósito era aprender a ser feliz. Cuando aprendi a serlo mi autoestima se volvió más sólida sin importar las circunstancias.

Lógicamente si has logrado ubicarte en el centro de tu vida, este paso es natural y logico.

Por último la sabiduría te permitirá vencer pensamientos o ideas que no son ciertas y que te truncarán tu felicidad, ideas que te harán sufrir. Cuando no logramos entender las cosas con sabiduría, el efecto es que esa situación nos hace sufrir. Por lo cual, requieres usar la sabiduría para estudiar que no te hace feliz, por qué y ver las formas de arreglarlo. 

En muchas ocasiones, ante un problema, nos bloqueamos, nos quejamos o culpamos a los demás. Lo que debemos hacer es usar la sabiduría, nuestro conocimiento para superar el problema. ¿Cómo? Intentando entender que debemos aprender de esta situación, que aprendizaje se nos esta permitiendo obtener. Porque detrás de cualquier dificultad existe una incapacidad para solucionar una parte de la realidad, una ignorancia de cómo gestionarla y, por tanto, una dificultad es una oportunidad para aprender a hacerlo y dejar atrás para siempre este tipo de situaciones.

Al aplicar estas tres herramientas, te puedo asegurar que veras los excelentes resultados que te producen y comenzarás a ver tu autoconfianza crecer. Déjame tus comentarios acerca de este tema y te espero en la siguiente parte de este blog.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *